8 Errores a evitar cuando tu niño no quiere comer (parte 1/2)

Como padre o madre, el mayor deseo es que nuestros hijos/as sean lo más felices  posible y que coman bien para que puedan desarrollar todo su potencial físico y mental, pero cuando tu pequeño/a es comedor/a selectivo/a, esa tarea se convierte en más bien una pesadilla que se repite varias veces al día, todos los días.

 

Muchas veces nos preocupamos y angustiamos de tal manera que incluso hay días en que nos invade la desesperación.

 

A partir de ahí, pueden surgir comportamientos, que lejos de ayudar, alejan más al niño/a de una alimentación sana y feliz. 

En esta guía te muestro algunos de los errores más comunes que cometemos a la hora de alimentar a los más pequeños de la casa cuando son muy selectivos con la comida. ¡Vamos a ello!

Error 1: tener las expectativas demasiado altas.

Imagínate que expectativas tenía yo, siendo nutricionista y mi marido cocinero, nuestros conocidos siempre nos decían que nuestra hija comería mejor que ningún niño por tener a los padres que tenía y fue por una época, justo lo contrario… Mi hija, llegó a tolerar sólo macarrones, salchichas y patatas fritas.

Cuando empecé a ponerme manos a la obra con el problema de selectividad alimentaria de mi hija, tenía el objetivo de que comiera de todo, mucha verdura sobretodo y que el proceso fuera relativamente rápido.

Eso un gran error, porque tener en tu mente metas demasiado altas, hace que sientas ansiedad y frustración cuando el problema no se resuelve como tu pensabas y esa ansiedad la nota tu hijo/a y aún empeora las cosas.

Es mejor ponerse metas cortas y fáciles (y realistas) y tener claro que tu hijo puede que no llegue a aceptar todos los alimentos, sólo si los nutrientes más esenciales están cubiertos, eso puede ser un triunfo ya.

Error 2 : hacer una comida especial para tu hijo/a.

Muchos de nosotros nos hemos encontrado haciendo comidas a la carta y preguntándoles a nuestros hijos que querían comer (es normal, te asalta el miedo y las dudas y antes de cocinar algo que ni siquiera lo lleguen a tocar, prefieres preguntar).

Tienes que tener en cuenta que preguntarles que quieren para comer, le puede llevar a tu hijo a la confusión, parte de la base que excepto los bebés muy pequeños, los niños/as, no saben muy bien aún que es lo que realmente quieren.

Una solución que a mí me ha funcionado bastante bien, es servir con naturalidad una comida equilibrada para toda la familia y a parte, poner uno o dos alimentos que tolere bien tu hijo/a en cada comida que ya estén incluidos en el repertorio del peque, es decir que ya los acepta de buena gana.

De esta manera, no se verá “acorralado/a” entre alimentos que no conoce/quiere y siempre podrá optar a lo que le es conocido, así rebajamos la tensión y le abrimos una puerta a la curiosidad.

 Tu hijo/a estará expuesto siempre a la comida que en un principio no tolera y a la larga lo entenderá como familiar.

¿Cómo lo vas a hacer? Aquí te pongo unos ejemplos (en AZUL los alimentos que tolera tu hijo/a, pongamos que tolera:

Grupo 1: pan, patatas, arroz

Grupo 2: pollo, carne de ternera

Grupo 3: zanahoria, cebolla, calabacín

Esta técnica funciona si no es extremadamente selectivo y no tiene asociadas otros trastornos, pero por lo general al principio puede haber algo de rabietas pero es efectiva a la larga, poco a poco se deben introducir nuevos alimentos de los platos que come la familia.

 

Mi consejo es que pongas toda la comida en el centro de la mesa y que dejes que cada miembro escoja lo que quiere comer.

DIA

ENTRANTE

SEGUNDO

LO QUE COME

DIA 1

Ensalada variada para picar

Arroz con pollo

Arroz + pollo + zanahoria + pan

DIA 2

Alcachofas con jamón

Merluza al horno con cebolla y patatas

Cebolla + patatas al horno + merluza + pan

DIA 3

Ensalada de tomate, maíz y pepino para picar

Verduras salteadas con carne y patatas

Patatas (separadas del salteado) + verdura salteada (zanahoria, calabacín y cebolla)+ pan + carne (separada del salteado)

Error 3: descuidar la alimentación del resto de la família

A menudo, estamos tan pendientes de nuestro pequeño selectivo, que descuidamos nuestra alimentación y la del resto de la familia, cuando el foco debería de ser el de alimentar bien a toda la familia, incluido nosotros mismos.

 

He visto muchas familias a las que el problema ha acabado arrastrando a todos los miembros y al final, la dieta se ve mermada en calidad y variedad.

Céntrate en ofrecer comida equilibrada y sana a tu familia, pues tu hijo/a se podrá familiarizar con este tipo de alimentación.

Error 4: no crear un ambiente relajado antes y durante la comida.

Estoy totalmente de acuerdo en los beneficios de una alimentación equilibrada que considere todos los grupos alimentarios, pero una relación sana con la comida y la habilidad para autoregular el hambre y saciedad, va primero.

Está totalmente probado que aplicar técnicas de presión con los niños/as, aunque sean muy sutiles, interfiere en la regulación natural del hambre/apetito y disminuye la motivación para experimentar con la comida y su curiosidad por probar nuevos alimentos.

Si el ambiente es relajado y el niño percibe seguridad y confianza, estará más receptivo a establecer una relación sana con la comida que le va a durar para toda su vida.

Por tanto, te recomiendo que actúes con naturalidad y sin prestarle mayor atención a tu hijo/a, disfruta de la comida y conversa sobre temas ajenos a los alimentos que hay en la mesa, incluso podéis hacer juegos en familia tipo “veo, veo” , adivinanzas, etc.

Y hasta aquí la primera parte, espero que te haya ayudado y que me comentes si has caído o no en alguno de estos errores. Puedes seguir leyendo la segunda parte en el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir WhatsApp
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! ¿en qué puedo ayudarte?